10/12/09

TRES

Está húmedo y algo zumba en el aire.
Levanto la mirada de la hoja y pasando
por las baldozas de la terraza, la pared
amarilla gastada, helechos colgando
del cantero con frutos rojos, la medianera
también amarilla, un pedazo de reboque
saltado, la antena de televisión
de aire, con sólo un fierrito de los seis
que originalmente tenía, vibra
sin razón aparente.
Un mosquito amaga
con posarse sobre mi dedo gordo
pero lo auyento sacudoiendo el pie; la nube
atrás del edificio en construcción
de la vereda de enfrente crece
muy rápido y hacia Juan B. Justo
se hace cada vez más oscura.
Una paloma aterriza sobre la antena,
mira para los costados y se desprende,
con un ruido metálico, hacia la calle.

17/11/09

Dentro de unos años, no demasiados, van a colgar lianas de los rascacielos. No estaría mal: cuando de chico escuchaba la palabra rascacielo, me era inevitable figurarme un edificio muy alto con una antena en la parte de arriba que rascaba, cual rastrillo, la superficie del cielo y las nubes; como si fuera una panza inmensa que necesitaba ser rascada con urgencia. La urgencia ahora es otra. No necesitamos rasquetear el cielo, sino que el cielo -junto a todo lo que conlleva- nos va a rascar a nosotros, va a recontra rasquetear la ciudad entera.

Sentado en la terraza o en un piso alto con el ventanal roto, con unas bolsas colgando de la baranda, miro cómo sube la marea de la calle mientras tomo mate. Hoy está un poco más crecido que antes y hace semanas que el cascarón de un Citroën se atascó en el sauce de enfrente. Por los cables de electricidad pasan tres monos chiquitos que se van para el lado de Avenida Córdoba.

Nos es imprescindible comprar oro. O algo de valor que sea fácil de transportar y difícil de estropear, no podemos confiar en la moneda extranjera. Los billetes son sólo papel y su valor de cambio puede ser deshabilitado con un simple decreto del Poder Ejecutivo. Es indispensable conseguir un medio de transporte rentable; lo ideal sería un hidroavión, pero creo que nos vamos a tener que conformar con una lancha a motor... no sé si eso es rentable, pero, en última instancia, vamos a tener que recurrir a métodos de persuasión más efectivos que el dinero. Armas: la pluma y la palabra; gas mostaza y una escopeta pajera.
No hay que despedirse de nadie, no hay que extrañar a nadie, nada. Nos vamos, desaparecemos, no dejamos rastro. Allá podemos empezar de nuevo, pensá en todo lo que aprendimos acá, mezclalo, recombinalo y creá algo nuevo. Allá es algo nuevo. Acá ya fue. No hay vuelta atrás, lo supe cuando empezaron a llegar los flamencos, después cambió la vegetación, aparecieron reptiles y ratas enormes. No te preocupes, en unos años, diez por ahí, no va a quedar nada de todo esto. A lo sumo algún que otro rascacielo asomando a la superficie y mucho, mucho mar; vas a ver el mar tragarse el horizonte.

14/11/09

Dados

Como el que en el café
hace girar con furia
los dados
en lo oscuro del cubilete

para juntar coraje
contra la contra de la suerte.

Como el que concentra
todo su esfuerzo
allí en lo alto
haciendo rugir los dados
en lo oscuro

para juntar coraje
contra la contra de la suerte.

Como el que desde lo alto
va a descargar
los dados
y vocifera con furia

para juntar coraje
contra la contra de la suerte.

Como el que con todas
sus fuerzas
agita los dados en lo alto
y desde allí
descarga con furia
en la mesa
el cubilete

como ése
como ése

para juntar coraje
contra la contra de la suerte.


en Ese mismo de Leónidas Lamborghini, fallecido ayer a los 82 años

13/11/09

baila con los puños bien cerrados
dando vueltas, zapateando el suelo
con fuerza, revolea las manos, da vueltas
salta, salta con ganas

vas a llegar al cielo


Es gracioso.. ees gracioso.. Gracioso!

Me voy a dormir, me escondo abajo de la almohada, me voy a dormir, Chaauu -hace con la mano, chau, se despide, se va a dormir, hasta mañanaaa


Un día, tal vez, te cuente algunas historias simpáticas de cuando eras chica -las estoy juntando en mi cabeza, las voy como coleccionando-